Ser madre…

0


Nada te prepara para el momento de ser madre… y no es cuando das a luz, eso es tan solo el comienzo de la maternidad. El parto, aunque es lo que te lleva a tu bebe, deja en la mamá heridas físicas y emocionales. La felicidad de tener por fin a tu bebe en brazos se mezcla con un sinfín de sensaciones que muchos han dado en llamar depresión posparto. A su vez, para el bebé el nacimiento representa un trauma. En la panza de la mamá no conocía la necesidad, ni el hambre de alimento, ni el frío… encontrarse de pronto en el mundo le genera miedo. Mama y bebe, empiezan un proceso de adaptación del uno al otro, y de los dos a este universo nuevo para ambos. Los primeros días transcurren entre pañales y mamaderas, ropitas para lavar, visitas al doctor y una catarata de sentimientos fuertes y encontrados, de cambios. Estos son los días más difíciles, porque como dije, nada te prepara para el momento de ser madre… y no es cuando das a luz, es cada vez que tenés la capacidad frenar esa bruma de pensamientos para serenarte y transmitirle tranquilidad a tu bebe

Es cada vez que atendés su llanto, porque aunque sientas que te paraliza saber de su dolor o su queja, ni vos misma te explicas como reaccionaste en una fracción de segundo. Es cada vez que te despertás en plena madrugada a controlar si tiene frío o calor, porque en sueño y en vigilia hay una sola cosa que ocupa tu mente, y es su bienestar… Es cada vez que le das el pecho y mientras sus deditos rodean tu pulgar, esa pequeña manito te hace sentir el abrazo más tierno y sincero que recibiste en tu vida. Es cuando sus ojitos se posan en los tuyos, y ves en ellos la máxima expresión de la pureza y del amor… Es cuando cambia el sentimiento de esos primeros días en que te decís a vos misma ¨ esto no lo hago nunca más ¨, por el de ¨ lo haría mil veces por tenerte a vos ¨. Es cuando tu bebé te hace sentir imprescindible, y que nada puede pasarte, porque no solo te necesita sino que depende enteramente de vos. Es cada vez que solo mirarlo hace estallar tu corazón de amor, de energía, de felicidad, y de algo más grande imposible de describir…Es cuando te das cuenta que él ha cambiado tu razón de ser y todas tus razones… es justo en ese momento, cuando se mezclan la grandeza y la humildad de ese don maravilloso, es justo ahí cuando sos madre.
Para mi hijo Máximo, te amo con toda mi alma, a vos quiero dedicar mi vida hijo.

Ser madre

Autora: Fide.
Experiencias de vida


Mira toda la información que hay sobre este tema: Experiencias de vida .
Publicación: . Actualización: .
Publicado por bloggordo.


     


Dejanos un comentario

*


*