¿Quién es responsable del desarrollo espiritual de mis hijos?

0


Hace unos meses atrás percibí que el cortar el césped y mantenerlo me estaba ocupando mucho tiempo y esfuerzo, el cual pudiese estar utilizándolo para estar con mis hijos y mi esposa. Así que llame a una compañía y comencé a pagarle una mensualidad para que se encargara de esto. Hoy día tenemos una cantidad de opciones para vivir más cómodos por la gran cantidad de empresas que se dedican a brindar servicios. Ahora en cada esquina encontramos un taller el cual nos puede cambiar el aceite y el filtro a nuestro auto, también vemos los
conocidos “Cleaners” al cual podemos llevar nuestra ropa y nos las dan limpia y almidonada. Cuando se trata de comida, tenemos todo tipo de opciones para que otros preparen la comida por nosotros, y entre los favoritos nuestros, los famosos “buffet”, y lo mejor después de comer es que no hay que limpiar los platos. Como parte de los servicios más extravagantes encontramos lugares en el que podemos llevar nuestras mascotas y les pueden asear, sacarle las pulgas, recortarles y hacerle una formidable pedicura en las cuatro patas.

Quién es responsable del desarrollo espiritual de mis hijos

La realidad de hoy es que si necesitamos hacer algo podemos pagar a otros para que lo hagan por nosotros. Sí, estamos en la era de las compañías de servicio, en la cual podemos negociar para así vivir una vida más cómoda.

Lo lamentable de este fenómeno no es solo que pedimos que otros se encarguen de estas cosas materiales por nosotros sino que hay padres que han cedido completamente a otras personas e inclusive a la iglesia a que sean los que desarrollen espiritualmente la vida de sus hijos. Bíblicamente el mandato de desarrollar la vida espiritual de los hijos le corresponde a los padres, eso no es negociable (Deuteronomio 6:5-8). En uno de los estudios acerca de este tema por LifeWay reflejó que solo la mitad de los padres ve su fe religiosa como un elemento importante en su responsabilidad como padres. Por supuesto, es más cómodo utilizar la escuela dominical o algún otro ministerio de la iglesia para que les hablen a nuestros hijos de los personajes bíblicos, y que le expliquen por qué Cristo murió por nosotros, y le demuestren lo que es tener un carácter cristiano; en vez de nosotros fomentarlo desde el ambiente de nuestros hogares.

Reflexione en estas preguntas que son parte del estudio “La aventura de Ser Padres”:

Piense en el tiempo que usted usa para enseñar a sus hijos acerca de Dios. ¿Es esta cantidad de tiempo…

¿Adecuada?

¿Inadecuada?

Si usted necesita dedicar más tiempo a sus hijos, ¿qué ajustes en su vida necesita hacer para lograrlo?

Indudablemente la iglesia tiene un lugar muy importante en la enseñanza cristiana y en la  vida espiritual y moral de nuestros hijos, pero la iglesia no reemplaza el rol y responsabilidad que Dios le otorgó a cada padre y madre.

En el más reciente estudio bíblico de LifeWay Español acerca de la paternidad (La aventura de ser Padres), los autores señalan que es nuestra labor el dirigir a nuestros hijos a conocer a Dios, a relacionarse con Él, y vivir para Él todos los días de sus vidas. En este aspecto la iglesia y los ministerios cristianos que existen están para fortalecer y ayudar a lo que desde adentro del hogar se practica. Entonces padres y madres, no cedamos nuestra responsabilidad, tomemos con seriedad la crianza de nuestros hijos; eduquémonos, reflejemos a Dios, esforcémonos, e invirtamos tiempo con nuestros hijos para que ellos amen a Dios. ¡ESTO NO ES NEGOCIABLE!


Mira toda la información que hay sobre este tema: Experiencias de vida .
Publicación: . Actualización: .
Publicado por bloggordo.


     


Dejanos un comentario

*


*